LA HISTORIA DE UN MANIFIESTO QUE DIO LA VUELTA AL MUNDO 

Los acontecimientos históricos generados en Francia —la Revolución de 1789, los sismos revolucionarios de 1848, la comuna de París en 1871, la explosión ideológica y temperamental de 1968— encontraron y pusieron en movimiento, en el espíritu de los pueblos de Occidente, aspiraciones, tendencias e ideologías cuyo desarrollo marcó su evolución psicológica, cultural, política y socioeconómica en los siglos siguientes.

Lo mismo comienza a ocurrir con la revolución incruenta, no por ello menos profunda, que desencadena François Mitterrand al ser elegido para la Presidencia de la República en 1981: el socialismo autogestionario.

Pero este nuevo modelo revolucionario encuentra delante de sí la pluma del Prof. Plinio Corrêa de Oliveira y a las en aquel entonces 13 TFPs: a partir de diciembre de ese mismo año divulgan el Mensaje en que denuncian a la autogestión socialista como cabeza de puente del comunismo internacional.

Cuando, en mayo de 1981,  la coalición socialocomunista gana en Francia las elecciones presidenciales y, poco después, las legislativas, la propaganda izquierdista del mundo entero pone a Mitterrand a su programa en el ápice de la popularidad. Súbitamente, el socialismo autogestionario se convierte en la esperanza de todas las izquierdas que, desanimadas por las reiteradas derrotas electorales, ven encallada la posibilidad de aplicar sus programas clásicos

El Partido Socialista Francés, que se declara internacional por naturaleza y por vocación, afirma su determinación de colocar la influencia política y la irradiación cultural que Francia ejerce en el mundo al servicio del objetivo socialista autogestionario.

Coherente con esta declaración de intenciones, Miterrand –beneficiado con el prestigio que le da su victoria-  inaugura una política exterior de expansionismo ideológico y de intervencionismo político. Iberoamérica está en la mira.

El apoyo dado a los movimientos guerrilleros de Centroamérica —ya ampliamente favorecidos por la izquierda católica- y, sobre todo, la provocadora protección diplomática prestada a los sandinistas de Nicaragua, atestiguan que las pretensiones imperialistas del gobierno francés no son simples figuras de retórica.

Los partidos y corrientes socialistas de Iberoamérica tan desprestigiadas hasta entonces, van levantando cabeza; y la autogestión, última moda en Francia, comienza a despertar simpatías en ciertos sectores de la opinión pública.

Las TFPs, siempre atentas a las grandes maniobras de la Revolución, se proponen entonces iniciar una contraofensiva ideológica que neutralice la operación Mitterrand. Es necesario reaccionar, especialmente teniendo en cuenta el inexplicable mutismo de quienes por su influencia, cargo o situación deberían articular el contraataque.

Y la reacción nace por parte de católicos anticomunistas con una en­vergadura que sorprende a las izquierdas del mundo entero: el 9 de diciembre de 1981, es publicado en el “Washington Post” de Estados Unidos y en el “Frankfurter Allgemeine Zeitung” de Alemania, un estudio que ocupa seis páginas y que descarga un golpe monumental sobre el socialismo autogestionario francés.

Las Sociedades de Defensa de la Tradición, Familia y Propiedad y entidades afines de 13 países (Argentina, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Ecuador, España, Estados Unidos, Francia, Portugal, Uruguay y Venezuela) dirigen un mensaje conjunto a la opinión pública mundial titulado El socialismo autogestionarlo frente al comunismo, ¿barrera o cabeza de puente?, cuyo autor es el Profesor Plinio Corrêa de Oliveira. El documento es publicado inmediatamente después en “The Observer” de Londres; “Il Tempo” de Roma; “La Vanguardia” de Barcelona; “Diario de Noticias” de Lisboa; “The New York Times”, “Los Angeles Times” y “The Dallas Morning News” de los Estados Unidos; “The Globe and Mail” de Toronto; “Foiha de 5. Paulo” Brasil; “La Nación” de Buenos Aires; “El Mercurio” de Santiago de Chile; “El Diario” de La Paz, Bolivia; “El Tiempo” de Bogotá Colombia; “El Comercio” de Quito, Ecuador; “El Comercio” de Lima, Perú; “El País” de Montevideo, Uruguay; “El Universal” de Caracas, Venezuela; y en otros 27 grandes diarios de la prensa occidental. La izquierda internacional se desconcierta, pero la mayoría silenciosa —ese magma impreciso y numeroso que opone una resistencia muda a las transformaciones de índole comunista— comprueba con satisfacción que hay todavía una voz conservadora que proclama las verdades que ella, aunque atrincherada en su silencio, desea oír.

El estudio del Profesor Plinio Corrêa de Oliveira impresiona por su contenido, por el meticuloso examen que hace de los documentos del PS francés, por la lógica con que analiza las proposiciones socialistas y por la claridad con que muestra —desenmascarando lo que está detrás de esa doctrina— sus últimas consecuencias. Consecuencias disimuladas bajo un gradualismo puramente táctico, pero que en realidad son de una radicalidad sin precedentes. El público en general ignora, pues, en qué consiste exactamente ese socialismo y cuál es su meta.

Todas las afirmaciones del Mensaje de las TFPs están basadas en abundantes citas de textos del Partido So­cialista, a las que contrapone la enseñanza tradicional de la Iglesia.

Bajo el subtítulo El doble juego del socialismo francés: gradual en la estrategia, radical en la meta, las TFPs ponen en evidencia que el programa autogestionario tiene como objetivo la disgregación de la sociedad actual en corpúsculos autónomos dotados de una casi soberanía. Esto redundaría en la implantación de la utopía anarquista en Francia.

El socialismo autogestionario, sin embargo, no reconoce esa utopía como desordenada y caótica. Verdadera escuela filosófica —sustancialmente marxista y, por lo tanto, también evolucionista— el socialismo francés espera promover, con la gradual aplicación de la reforma autogestionaria, una fundamental transformación no sólo de la empresa industrial, comercial y rural, sino también de la familia, de la escuela y de toda la sociedad. Más aún, pretende influir a fondo en la propia vida individual, modelando los entretenimientos y hasta la decoración interior de las casas.

Por otra parte, esencialmente laico, espera implantar la escuela autogestionaria laica, a la cual los padres deben entregar sus hijos apenas cumplan los dos años de edad. Pretende abolir la escuela privada religiosa tanto por ser propiedad individual como por ser religiosa.

El documento muestra que el programa del PS equipara el matrimonio a la unión libre entre los sexos y reivindica la equivalencia entre la unión heterosexual y la unión homosexual.

La empresa, al final de la evolución autogestionaria, no tendrá patrón. Su dirección cabrá, en última instancia, a la asamblea general de los trabajadores. Esta tendrá derecho a ser informada periódicamente de todas las actividades empresariales. Ni siquiera el secreto industrial le podrá ser ocultado. Los dirigentes de la empresa serán elegidos por la asamblea de los trabajadores, la cual será soberana en lo que respecta a las actividades empresariales.

Como es fácil ver —y los documentos del PS lo afirman claramente— una reforma tan completa de la sociedad supone una reforma igualmente completa del propio hombre. Y es en función de la naturaleza humana así reformada que el socialismo autogestionario pretende no ser calificado de utópico.

El PS no espera realizar esta reforma total de la sociedad y del hombre en una sola etapa, sino por transformaciones graduales. Uno de los medios esenciales para poner en movimiento y llevar a término ese proceso es la lucha de clases. Al negar no sólo el principio de autoridad, sino toda jerarquía, el PS abre camino para esa lucha. En la empresa, levantando a los obreros contra los patrones, ya los dirigidos contra los dirigentes. En la familia, suscitando la lucha de los hijos contra los padres. En la escuela, entre los alumnos y los profesores. Y así sucesivamente.

El programa del PS francés no niega la libertad de funcionamiento a la Iglesia. Pero la Iglesia —comenta el Mensaje— quedara reducida a vivir en una sociedad totalmente laicizada que no tomará en consideración las obligaciones del hombre para con Dios, ni los principios del orden natural delineados en el Decálogo.

El socialismo autogestionario francés se proclama coherente con la trilogía de la revolución de 1789: Libertad, Igualdad, Fraternidad. Para él, la abolición del patrón en la empresa es la consecuencia lógica de la instauración de la república. El socialismo señala en el patrón a un pequeño rey en el interior de la empresa, y en el rey al gran patrón que la república democrática eliminó.

El Mensaje termina con las magníficas palabras del Papa San Pío X que afirman su esperanza de que la nación francesa llegue a relucir en el mundo con todo el brillo cristiano que le compete como hija primogénita y bienamada de la Iglesia.

 

Página de Inicio

Tradición y Acción

Artículos Varios

TFPs en Acción

Revolución y Contra-Revolución

Catolicismo

Ambientes y Costumbres

Links